Berbés Asociados, Social Media

¿Y ahora qué digo?

Ya has creado todas las redes sociales para tu empresa, imágenes chulas para la página de Facebook, tu logo con la mejor resolución del mundo para Twitter, fotos preciosísimas e ideales de la muerte para Instagram. Tienes todo preparado para empezar a trabajar con las redes sociales.

Ya has publicado la primera entrada para el blog que acabas de crear. Pones la dirección de tu nueva página de Facebook, la cuenta de Twitter, cuentas algo sobre tu negocio o empresa, has creado todos los tableros para tu Pinterest, ¿y ahora qué digo?

preguntar

Tienes la misma sensación que cuando entras en un ascensor. Ya has saludado, no os olvidéis nunca de saludar. Has contado que vas al segundo piso y muy probablemente ya hayas comentado que el tiempo está loco y que ayer hacía mucho calor y hoy ya empieza a notarse el fresquito. ¿Y ahora qué digo? Si vas hasta el segundo piso, bueno, pero ¿y si tienes que ir con ese desconocido durante muchos pisos?

No es fácil saber de qué hablar, independientemente de lo grande o pequeña que sea tu empresa o negocio. No puedes hablar constantemente sobre tus productos. Lo buenos, bonitos y baratos que son. Eso ya se supone que lo has contado en tu web. Por eso es necesario que te organices y planifiques lo que vas a decir… Y lo más importante, sobre qué vas a hablar a tus seguidores en las redes sociales.

Pongamos el ejemplo de una empresa de “refrescos refrescantes”. No vamos a dar nombres, para que no se nos enfade nadie. Al principio pueden contar lo buenos que son sus productos, lo que refrescan, que son los que más quitan la sed, pero a la semana ya se han quedado sin contenidos. Y eso que podrían pagar a todos los creativos del mundo para darles ideas y escribir sobre las burbujas, el color de las diferentes bebidas, cómo son sus envases, lo que se te ocurra. Pero al final se quedarán sin seguidores porque la gente se aburriría. ¿No crees?

Probablemente tengan miles de seguidores. Al poco tiempo seguramente lleguen a conseguir millones, pero es como si llenas un estadio. Por ejemplo, Maracaná, que lo tenemos cercano de las Olimpiadas. Pues un estadio enorme, sin atletas, ni jugadores, ni músicos tocando, nada. 100.000 espectadores esperando que empiece el partido, o que haya, al menos, fuegos artificiales. Pues nada.

Pregunta a los escritores, o a un guionista, a un creativo de publicidad. Todos tienen pavor a quedarse en blanco. No te vamos a dar la fórmula de la bebida refrescante :-), pero al menos unas ideas sobre lo que, cualquier empresa o negocio puede escribir en redes sociales.

¿Qué hago? ¿Cómo lo hago?

Ya, ya sabemos que os hemos dicho que no SOLO publiques contenidos sobre ti, pero sí que puedes usarlo. Al fin y al cabo estás en redes sociales para dar a conocer tus productos al público, para contestar a sus preguntas, para estar más cerca de tus clientes o potenciales compradores. Cuenta lo que haces, cómo lo haces, cuánto, explica quién las hace, pon fotos sobre tu empresa, sobre la gente que forma parte de tu negocio, quiénes son, y cómo son y a qué dedican su tiempo libre… Mejor paramos ya, que se está pareciendo a una canción de José Luis Perales.

¿Qué te inspira?

Si vendes sillas, ya has contado cómo son, cómo se fabrican… Al fin y al cabo una silla es una silla, pero… ¿Es sólo eso? Cuéntanos qué puedes hacer con y en ella, leer, sentarte a charlar con tus seres queridos, escuchar a los pájaros, ver la tele….

¿Qué aportamos a tu vida?

Cuéntale a todo el mundo qué puede aportar tu empresa. Imagínate que tienes un restaurante, en él se pueden celebrar muchas cosas. Una boda, un cumpleaños, acabar una carrera, o simplemente juntarte con tus amigos, tu primera cita con la persona que vas a empezar a compartir tu vida… Me estoy emocionando solo de pensarlo. No solo sirves comida y bebida, por seguir con el ejemplo del restaurante. Es mucho más que eso.

Comparte tu alegría

Tu negocio ha sido nombrado el mejor sitio para trabajar, o tu restaurante tiene una estrella Michelín, o cumplís 25 años siendo la panadería del barrio. Y estás feliz, y quieres contárselo a todo el mundo. Al fin y al cabo somos humanos, y casi siempre nos alegran los triunfos de los demás. Casi siempre.

Me encantó la última película de Tarantino o estoy leyendo la novela de J.K. Rowling.

Puede que pienses que no le importe a nadie, pero… ¿No se lo cuentas a tus amigos? Y te escuchan. A veces hasta te dan ideas de qué serie ver, o qué restaurante probar. Qué obra de teatro puedes ver. Estamos hablando con otras personas. Aunque parezca mentira, los que nos siguen, saben que hay una persona detrás de un tweet, o un post en Facebook.

Ponga un gato en su vida

YouTube es algo más que adorables gatos haciendo monerías. Twitter no es solo gente “dándose zascas”, y Facebook es algo más que ver a los hijos de tus amigos… Pero también es eso. A todos nos gusta reír. A todos. Incluso a ese señor que está enfadado. Hasta a tu jefe. Solo hay que encontrar lo que nos hace gracia. Y para ello tenemos que saber qué le gusta a nuestros seguidores. Probar y buscar contenidos para conseguir una sonrisa. No es fácil pero, una vez lo consigas, todos te lo agradecerán.

Preguntas y respuestas

Siempre que hay conversación, hay preguntas y respuestas. ¿Por qué no preguntar a tu comunidad? Eso sí, tienes que estar dispuesto a contestar tú también. Cuando empiezas a hablar con alguien casi siempre empiezas con un: “¿Qué tal? ¿Cómo estás?”… Pues en las redes, igual.

Buscando en buscadores

Quién te iba a decir que los buscadores te ayudarían a encontrar contenidos. ¿Verdad? Y es que las búsquedas de temas de tu interés te pueden ayudar como inspiración en los momentos de sequía.

No inventes la rueda

Que si la inventas, pues perfecto, pero tenemos malas noticias. Está casi todo inventado. Mira qué publican tus competidores, empresas de la industria, tus vecinos, tus amigos y seguro que sacas ideas para tus contenidos.

Hashtags

La semana pasada hablábamos sobre cómo utilizarlos. Pues también te pueden ayudar para encontrar contenidos para tus redes sociales. Saber de qué se está hablando y qué temas son los que interesan en un momento determinado. Pero ¡ojo! Que tenga que ver contigo y con los contenidos que sueles publicar. No te metas en jardines.

Y sobre todo breve, siempre breve y por supuesto intenta acompañar todo tipo de contenido con vídeos o imágenes.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *