Berbés Asociados, Social Media

Trump, elecciones americanas o cuando las redes hacen que ardan las New Balance

Es muy posible que no consigamos el Pulitzer o como se llame el premio que se entregue al mejor titular. También es probable que en los manuales de periodismo o de “blogerismo” haya un apartado que diga que si tienes que explicar el titular, seguramente no sea el mejor que se haya escrito.

De cualquier manera, vamos a explicar el titular, y desde ya renunciamos al Pulitzer. Otra vez será. Probablemente hayáis oído algo sobre Donald Trump. No sé si sabéis que es el próximo presidente de los Estados Unidos. Puede que recordéis que en uno de nuestros post, menos famoso que Donald Trump, os dijimos que las redes no ardían. Pero ¿Qué tiene que ver la marca New Balance, con el presidente electo de USA y las redes?

New Balance es una marca de material deportivo con más de 100 años de historia con sede en Boston. Aunque ha entrado con fuerza en el fútbol, la marca es más conocida por sus zapatillas de deporte y a pesar de no llegar a los niveles de facturación de competidores como Nike, Adidas o Puma, es una de las grandes marcas.

Ahora viene cuando explicamos lo de Trump. Un ejecutivo de New Balance al ser preguntado por The Wall Street Journal sobre el resultado de las elecciones en Estados Unidos dijo, “con Trump en el poder sentimos que las cosas se van a mover en la dirección correcta”. La explicación a esta frase viene por el Tratado de Libre Comercio, que Obama estaba dispuesto a llevar adelante, y que según la empresa, no les beneficiaba.

Además en diversos foros de “supremacistas blancos” declararon las zapatillas de New Balance como “el calzado oficial de los blancos”. En ningún momento supusieron que unas declaraciones sobre un tema político, les llevara a contar con unos apoyos, digamos inesperados. Blogueros neonazis también mostraron su apoyo a la marca.

La asociación de marcas con la política casi nunca termina bien. Muchos clientes se indignaron con las declaraciones del ejecutivo y con las relaciones, no buscadas, con grupos extremistas. Y entonces es cuando las redes ardieron. Literalmente. O al menos algunas imágenes y vídeos con zapatillas de New Balance ardiendo en cubos de basura, baños públicos, en la calle…

La empresa se distanció inmediatamente de los grupos intolerantes y emitió un comunicado en el que expresaban que “New Balance no permite la intolerancia ni el odio en ninguna de sus formas”. También explicaron las declaraciones de su ejecutivo: “Recientemente, se ha solicitado a uno de nuestros representantes que comentara acerca de una política de comercio, y sus declaraciones fueron sacadas de contexto. Como empresa con 110 años de antigüedad, cinco fábricas en EU y miles de trabajadores en todo el mundo de todas las razas, géneros, culturas y orientaciones sexuales, New Balance es una organización que se rige por los valores y una cultura que cree en la humanidad, la integridad, la comunidad y el respeto mutuo para todas las personas del mundo. Siempre hemos estado, y seguiremos estando, comprometidos con la fabricación en Estados Unidos”.

trump

El único problema para la empresa era haber conseguido apoyos por parte de grupos intolerantes. New Balance ha hecho lo correcto para desmarcarse de forma inmediata de este colectivo. Algunos expertos dicen que la marca no ha sabido juzgar de la mejor forma a sus clientes poniéndose a favor de unas políticas concretas, pero también es cierto, que no estaban apoyando al Presidente Electo y que ya anteriormente habían expresado su malestar por la puesta en marcha del Tratado de Libre Comercio.

A todo esto se ha unido que el país está en un momento de división y que New Balance no será la primera o única empresa en sufrir una crisis semejante por temas relacionados con política, o racismo. Lo que está claro es que la marca actuó rápidamente y de forma acertada en este caso.

Con toda seguridad, la crisis ha afectado a las ventas de New Balance, pero no lo hará por mucho tiempo. La reputación de la marca es positiva por sus prácticas de manufactura. Casi todos los productos se fabrican en Estados Unidos, lo que supone un plus para el mercado americano, en contraste con las prácticas de sus competidores.

Una fórmula que se ha mostrado exitosa, como es la combinación de marcas y famosos, y que ha sido una tendencia desde hace años, podría tener su “reverso tenebroso”, la búsqueda de personajes populares que NO utilicen tus productos.  ¿Qué te parece?

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *