Claves

Retos y riesgos de los profesionales de salud en la era 2.0

Es indudable que lo que llamamos la web 2.0 nos ofrece un amplio y variado abanico de posibilidades para publicar en Internet cualquier cosa y prácticamente a través de cualquier plataforma: creamos blogs, perfiles en redes sociales, participamos en foros… No existen barreras.

Para los profesionales de la salud también supone un gran campo de actuación, ya que las diferentes plataformas existentes brindan un amplísimo abanico de posibilidades para la formación tanto de profesionales sanitarios como para pacientes.

Pero como todo en esta vida, también tiene su otra cara, la menos amable, a la que se enfrentan cada día muchos de los profesionales sanitarios e industrias afines al sector: pacientes que se dejan guiar por los consejos de otros internautas, sin estar cualificados profesionalmente, o que pretenden la atención de un médico a través de la red, por solo nombrar dos casos concretos.

Retos de los profesionales de salud en la era 2.0

Lo que está claro es que los profesionales de la salud se enfrentan al que quizá pueda ser el reto más grande de los últimos años: la responsabilidad de desarrollar estrategias online efectivas que sumen en el camino de la prevención y/o la adherencia al tratamiento de los pacientes.

El poder ejercer una comunicación exacta, científica, verídica y positiva es una de las asignaturas más difíciles de aprobar. A la vez, es necesario impartir una buena educación a los internautas de forma que sean capaces de seguir las recomendaciones de prescriptores realmente fiables y fidedignos y desechar todos aquellos contenidos que pueden llevar a confusiones.bblog-berbes-asociados-salud-20

Además, la industria en general de la salud -que no solo los profesionales individuales- tiene ante sí herramientas sin precedentes para la investigación y el desarrollo, ya que les permite comunicar y conseguir la colaboración de pacientes a los que antes, quizá, era más complicado llegar.

El reto más grande es ser capaces de instrumentar científicamente el uso que se hace de las plataformas sociales para este propósito, teniendo en consideración que no solamente en esta industria, sino en muchas otras, aún estamos aprendiendo mediante la exploración de las infinitas posibilidades que nos da la Red. Y que, a la vez, sigue evolucionando cada día.

Y todo esto, sin dejar de mencionar la gran capacidad de amplificación que tienen las plataformas sociales, que pueden convertir una campaña de concienciación en un éxito simplemente lanzando el mensaje correcto y aplicando estrategias de Social Media profesionalizadas. Porque en este mundo, como en cualquiera, hace falta tener un conocimiento técnico, una formación profesional en el mundo 2.0 y años de práctica para saber qué tecla tocar.

Riesgos de los profesionales de salud en la era 2.0

Como ya apuntábamos al principio, las plataformas sociales, el Social Media o las redes sociales no aportan solo ventajas, sino que también entrañan riesgos. La industria de la salud se encuentra más expuesta que nunca a la sociedad a través de sus canales corporativos en las redes. Calcular bien el mensaje es crucial para evitar problemas. No olvidemos que una crisis se puede generar en cuestión de segundos, y la integridad de una marca, o de un profesional, puede verse dañada rápidamente.

La forma en cómo la industria de la salud en general, y los profesionales en particular, prescribe a los internautas también debe ser objeto de análisis con el fin de detectar potenciales riesgos antes de que ocurran: en un entorno en el que la comunicación no verbal se pierde, utilizar el lenguaje de forma precisa se torna uno de los elementos más importantes a cuidar.

La lucha contra los pseudo-prescriptores y los sitios en los que se prescriben o recomiendan temáticas en contra de la salud debe ser una constante para todo el sector: concienciar, educar y formar a los internautas en la búsqueda de las fuentes veraces de información garantizará la prevención de modas sobre determinadas conductas o hábitos realmente perjudiciales para la salud.

Por otro lado, no podemos olvidarnos, a la hora de hablar de riesgos, a lo que se enfrentan los profesionales a título individual cada día: el ser capaces de seleccionar a su comunidad, asumiendo el hecho de que puede haber pacientes, ex pacientes o futuros pacientes que formen parte de esta y que pueden dirigirse de tú a tú en un entorno totalmente abierto. No será la primera vez que nos encontramos con situaciones incómodas de las que muchas veces no es fácil salir.

Estos son solo los retos y riesgos más importantes y generales a los que el sector sanitario se está enfrentando. Pero es solo el principio: las tecnologías siguen evolucionando a una velocidad de vértigo. Y lo que hoy es un reto, mañana puede haberse visto sustituido por otros nuevos más complejos y difíciles de asumir.

El que todos los profesionales que conforman el sector asuman la evolución natural, interioricen e incorporen la Red como una herramienta más de trabajo y estén formados para utilizar la tecnología de la forma correcta es la clave del éxito que garantizará una integración sencilla y positiva para todos.

 

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *