Social Media

Amplifica tu mensaje con tus embajadores de marca

Salvo muy contadas ocasiones, la expresión “embajador de marca” es lo que todos quisiéramos tener en nuestro plan de marketing online pero que, a la hora de la verdad, es complicado de conseguir.

¿Qué es un embajador de marca? Aquel usuario que no tiene nada que ver con la marca o la empresa pero que prescribe sus productos y/o servicios. Y claro está, para prescribir, tiene que tener la capacidad de influir, y por ello vamos a la caza y captura del RT en Twitter de aquel que habla de nuestro sector y que tiene multitud de seguidores.

amplifica-tus-mensajes-con-embajadores-de-marca-berbes-asociados

En este ámbito entran muchas categorías de personas: celebrities, políticos, especialistas en un ámbito en concreto, periodistas, blogueros, etc… Pero también hay muchos otros que no pertenecen a ninguna de las categorías anteriores, que son personas aparentemente anónimas, pero que son muy populares y seguidos en redes sociales.

Dar con estos perfiles no es difícil si tienes claro lo que buscas; conseguir tu propósito, quizá es un poco más complicado. Por un lado, todos aquellos perfiles que tienen capacidad de prescripción son sabedores de su valor, e incluso muchos de ellos ya se han apuntado al carro de diferentes agencias que comercializan tuits o product placement en vídeos de estas personas, como el que contrata una valla publicitaria en una autovía nacional.

Otros no están metidos en este circuito, y se jactan de su incorruptibilidad y por no dejarse influir por marcas. Y otros, no tienen problema, y solo basta con un envío proactivo de cualquier tipo de comunicación creativa para que mágicamente comiencen a hablar de nosotros.

Tanto en uno  como en otro caso, es importante tenerles localizados y establecer contacto de alguna manera, pero suave. Se puede organizar una mesa redonda e invitarles de ponentes, un evento en el que tomar un refresco y conocerse, una presentación a la que invitarles, etc…

Al igual que hace muchos años se decía con los blogueros, no podemos tratarles como a periodistas, porque lo más probable es que se asusten o se ofendan. Así que, una vez más, las relaciones públicas y el establecimiento de relaciones a medio – largo plazo son las más valiosas en estos casos.

Los empleados como embajadores de marca

Aún a pesar de que hemos visto numerosos planes estratégicos en los que se ha intentado conseguir que los empleados fueran los embajadores de marca, lo cierto es que esta técnica no siempre funciona por diferentes motivos:

  • El equipo no siempre está contento, y si les invitamos a que vayan a las redes sociales a hablar bien de la “casa”, podemos correr un riesgo
  • Cada persona tiene una función en la empresa: solicitarles que se conviertan en altavoces de la misma en las redes sociales si no lo hacen por decisión propia, se interpretará como un quehacer más en su día a día. Y si no se les premia por ello, lo más seguro es que no lo hagan.
  • No todo el mundo está en las redes sociales, por mucho que nos cueste creerlo. Hay muchas personas que no tienen Facebook, ni Twitter, ni han visto Instagram en su vida y, es más, ni quieren oír de las redes sociales.

Elegir a un grupo de nuestro equipo que tenga un perfil más tecnológico y que les guste la actividad y proponérselo como una actividad remunerada de alguna manera puede convertirse en un buen experimento piloto para ver la efectividad de la medida. Y si lo proponemos como un juego, para ellos será, además, divertido, lo que puede sumar muchos puntos a la hora de conseguir nuestro objetivo.

Sea como sea, con externos o internos, pagados o gratuitos, los embajadores de marca son cruciales en nuestra estrategia de identidad digital. Al final, todos esperan de las marcas que digan que son las mejores, pero si lo dicen otros… ahí ya la copla cambia.

Share this Story

Related Posts

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *